Con fe

“…El deseo de verte ha quedado en el olvido, el amor incontrolable y las ganas de besarte se han disipado, la soledad ha suplido tu lugar, fue un gusto haberte conocido y un mal trago estarte olvidando…”

Anuncios

Dime, mi amor, que nada de esto ha sucedido

Que sigues pensando en mí, así como yo en tí.

Dime que has visto sonrisas y que la mía te sigue pareciendo la más pícara y traviesa.

Dime que solo en mí encuentras paz, cuando el mundo te da guerra.

Que soy yo la mujer que añoras cuando me ausento. Que te fascinan mis guisos y la manera de poner la mesa.

Que mi café es más rico que el colombiano y el vietnamita juntos. Que incluso haciendo rabietas soy una monada.

Miente como cada mañana y dime que soy la más guapa, que te encantan mis piernas y el olor de mi cabello.

Que soy la mejor escritora y la peor cantante. Que ansías llegar a casa para besarme, y hacer travesuras conmigo.

Que has conocido a otras chicas pero conmigo quieres estar… que somos grandes separados pero juntos somos indestructibles!

Anda no seas cabrón y dime que nada de esto es cierto, entonces sabré que he tomado una buena decisión.

Porque el corazón me esta reprochando el haberte dejado ir…

xqRZkk3Y6m.png


Prefiero largarme con un maldito “NO” en la cara, que vivir con un QUIZAS” en la mente

Recuerdos

Eran las 3:00 AM, la pantalla del móvil anunciaba un mensaje; se leía un “TE EXTRAÑO”


No recuerdo exactamente cuanto tiempo pasó entre nuestra ruptura y aquel “te extraño” que sonaba a “te amo”.

Sí, sé que lo dije muy tarde, cuando ya no hacia falta, cuando las palabras estaban de más, quizá incluso cuando el amor ya se había esfumado de nuestras pupilas. Pupilas llenas de lágrimas que me impidieron ver claramente el escenario que pisaba.

Se terminó, lo sé. Ahora ya solo quedan algunos recuerdos, muy pocos en realidad. Es curioso como se desdibuja tu sonrisa de mi mente, tú pecho desnudo que alucinaba besar cuando caía la noche. Ya no sé como luce tu espalda mientras te cambias la ropa para ir al trabajo. Tú acentico, el sonido de tu voz al enfadarte y la manera en que gemias son cosas que cada día me cuestan recordar con fidelidad.

Pocos recuerdos me quedan; tu nombre, número de móvil, cumpleaños…

El tiempo avanza y llegará el día en el que ya no recuerde nada sobre ti. Pero el hecho de haberte amado como lo hice y sentirme amada por ti, perdurará.

Despedida número doce

La misma historia, los mismos reproches, las mismas disculpas y el mismo fin. «Qué fastidio», te has pensado.

Entiéndela, a ella la traiciona el corazón y su ego es medio bruto. Pasa horas frente al espejo buscando una mueca de aprobación cada vez que se pregunta si mereces otra oportunidad, se disfraza de boomerang con tal de regresar y apuesta todas sus noches a favor de un amor que está destinado a fracasar.

Pensaste que jamás terminaría de reunir las fuerzas necesarias para cerrarte la puerta en la nariz. Menudo tonto, olvidaste que se necesita valor para marcharse pero se necesita más para quedarse, y ya se había quedado bastante.
La vas a echar de menos, te lo has dicho por fin.

Vas a extrañar esa risa suya que inunda los rincones, sus pies en punta para alcanzar tus besos, su amenaza de amarte por siempre. ¡Dios, sus ojos!

Esos enormes ojos brillantes que buscaban entre tus pupilas las respuestas que quería escuchar y tus labios nunca pronunciaron.

Ojalá tuvieras las palabras, ojalá te faltara orgullo y te sobrara coraje para hacerle saber que nadie te quiso como lo hizo, que siempre se lo vas a agradecer.

Ojalá sepa que lamentas haber dado cada paso que los condujo hasta aquí con las manos vacías. Esperas que sepa leer tu mente una vez más, como lo ha hecho siempre ante tu falta de ánimo para nombrarle, pero no sucede.

Hoy le ha quitado a su mejilla la última lágrima que te dedica, te ha lanzado una sonrisa con sabor a maldición y se ha puesto el abrigo que tanto te gusta.
Qué ganas de pedirle que se quede, sabes bien que de amarla menos lo harías, pero no es el caso. Se ha ido y lo ha hecho sin ti.
Mírate, quién diría que  siendo tú un cóndor y ella un pequeño gorrión , su amor te quedara tan grande.


mi instagram ❤

el facebook que no se olvide!!

Gracias por leer!

Edimburgo esquina con Escocia

No soy capaz ni siquiera de emitir algún comentario sobre mi experiencia como voluntaria en el sismo de la ciudad de México.

No me imaginaba que esos escombros pertenecieran a un edifico habitacional de 8 pisos, donde se rescaton 17 personas y un perro.

Estuve tan cerca que pude levantar una billetera, pasaportes, albumes de fotos familiares y credenciales de identificación de las personas que estaban atrapadas. Fue una jornada larga, con la lluvia resbalándose por nuestros cascos, los pies deshechos y las manos resentidas con llagas ante una labor que jamás habíamos siquiera imaginado hacer. Pero nuestro corazón estaba en pie, latiendo fuerte, la fe en lo más alto, confiando en encontrar más sobrevivientes.

Ví mujeres y hombres mezclándose, abrazandose, dormir apretujados en el piso.

No había feministas, ni machistas, no habían homosexuales ni homofóbicos, nadie luchaba por la igualdad de género, las mujeres no se sentían inseguras entre tanto hombre.

No se peleaban derechos de las clases vulnerables, había comida y bebida para todos, dulces y fruta. Viví la utopía más mentada y anhelada de todos los tiempos. 

Si se puede chingao, todo lo que traemos en la mente es mierda!!! Lo bueno y lo que realmente sirve esta en el corazón. ❤